jueves, 13 de octubre de 2011

No nos olvidamos de vosotros profesores.......

¡si Yo No Pido Tanto!

¡Si yo no pido tanto!
Amor es lo que pido.
Briznas de amor para esta sed del mundo,
tan grande y tan sumisa.
Un diminuto amor, pero constante,
que dé su mano al que su mano tienda,
que limpie las miradas y los ojos
llene de dulcedumbre.
Algo de amor en esos corazones
que no aman a los niños,
que son capaces de cegar a un pájaro,
de aplastar las hormigas.
Algo de amor; apenas un murmullo
de amor en cada pecho de criatura
hacia todos los seres,
hacia todas las cosas.

¡Si yo no pido tanto!
Briznas de amor para esta sed del mundo.


Ana Inés Bonnin Armstrong




Os queremos.... Besos Las Inseparables

sábado, 17 de septiembre de 2011

Os echare de menos

Ya estamos en el intituto, a mi la verdad es que me ha gustado, los profesores son agradables, estoy con mis amig@s...Pero yo siempre echaré de menos ha aquellos proferos que me han hecho pasar unos 9 años estupendos.
Os manda mil besos Ana.

miércoles, 22 de junio de 2011

Discurso para TODOS NUESTROS PROFES, DESDE QUE LLEGAMOS A EL C.E.I.P LOS MORALES

Hace nueve años que comenzó nuestra etapa escolar. Asustadas de la mano de mamá llegamos al CEIP Los Morales.Lo que parecía un drama pronto se convirtió en algo divertido, y estamos seguras que fue gracias a las personas con las que nos encontramos en este centro.
En estos nueve años han sido muchos los profesores que nos han dado clase y de todos guardamos gratos recuerdos. Nos acordamos perfectamente de como aprendimos nuestras primeras letras, a escribir nuestro nombre, nuestras primeras lecturas y muchas cosas más que nunca se nos borraran de la memoria.Todo esto fue gracias a nuestra profesora Ana a la que nunca olvidaremos y la recordamos con mucho aprecio.



Nuestros primeros exámenes fueron con una persona muy especial, Marina, que tampoco la olvidaremos. Ella consiguió que nuestros primeros años en “el cole de los mayores” fuesen satisfactorios y, a la vez, divertidos. Además de vez en cuando nos reunimos y decimos todas a las vez:
“Esta era la historia de nariz de zanahoria que tocaba el violin en un banco del jardin”
Fuiste para nosotros una persona muy importante en esta etapa y nos ayudaste cuando lo necesitábamos, en las primeras divisiones, en las primeras lecciones de conocimiento del medio...Gracias seño Marina por ser como eres.

En la siguiente etapa, cuando nos dijeron que nos tocaba un profesor, después de tantas seños, estábamos inquietas y nerviosas, pero, pronto descubrimos que nuestro profesor era alguien perfecto. La primera impresión, fue muy diferente de como es. Nosotras pensábamos:
- Este profesor, va a ser un estirado...
- Y para colmo el jefe de estudio¡¡¡

El hecho de que fuese jefe de estudios también nos choco un poco.

Pero pronto nos arrepentimos de eso,poco a poco nos fue gustando más hasta el punto que llegamos a decir que sus clases eran las más divertidas, por sus pepitos, sus ciros everibary...


Y recordamos que siempre teníamos que hacerlo todo bien por miedo a que nos regañase.
También estos dos cursos anteriores nos han sido un poco más extraños por el hecho de tener muchos mas profesores que en anteriores cursos. Pero esa extrañeza acabó pronto.Gracias a ti llegamos a lo más alto del segundo concurso de periodismo “Sur Escolar”, como Las Inseparables. Poco a poco nos fuimos acostumbrando, hasta este punto de nuestra vida, en el que ahora nos toca poner un punto y final. Pero ahora nos preguntamos... ¿De qué nos sirve ahora todas estas palabras.... ? Tu nos conoces, y probablemente, gracias a tí este texto no tenga ninguna falta. Te vamos a echar mucho de menos, pero nuestro camino aquí se acabó. Hemos hecho nuestro trabajo, y cumplido nuestra misión. Espero que en este colegio, al que siempre recordaremos con nolstagia,hemos estado aquí y cumplido nuestra misión, porque sin tí, no hubiésemos llegado hasta este punto y aparte de nuestra vida, que continúa. ¡Te queremos Miguel Ángel!

Ana Castillo, profesora de cono a le que jamás y digo jamás olvidaremos como al resto de profesores.Por su sencillez, alegría al dar sus clases, nuestros trucos para aprendernos las fechas importantes como el ”11 11 88, llámanos”, después, a la profesora de Matemáticas, Cati, que nunca la olvidaremos, por sus pequeños discursos en mitad de cualquier clase, y no solo por sus buenas cosas que son muchas, si no también por sus regallinas que como dice ella “Nos servirán en un futuro”, por la pizarra digital cuando se queda pillada..... De nuevo, tampoco olvidaremos a Don Antonio, el mejor profesor de informática que existe.Cuando apagaba los ordenadores de un solo botón, cuando nos decía “Como os portéis mal mañana no vengo”..... No olvidaremos a la profesora de Religión, Maite, la más buena y comprensiva que hay en el mundo mundial. A la mejor profesora de música de todo el colegio, Amparo.Y la que mejor hace que día a día repitas “La Sol La Sol Sol Sol La Si La Sol”, al profe de educación física, Rafael, con sus clases de saltar el potro... te prometemos que alguna vez saltaremos al potro en condiciones. Y a ese director, que aunque poco tiempo nos ha dado clases, siempre le hemos admirado y nos ha ayudado mientras lo necesitábamos. Muchas gracias por todo, profes,
¡¡¡¡OS QUEREMOS MUCHISIMO, SIEMPRE OS LLEVAREMOS EN NUESTRO CORAZÓN!!!!

Pero, también sentimos mucho que el destino haya querido que de golpe no puedas compartir con nosotros los últimos días de curso, y sobre todo el tan esperado y deseado viaje a Cazorla, nos acodaremos mucho de vosotros y esperamos volveros a ver pronto. Y gracias por estar toda nuestra infancia a nuestro lado y esperamos que nunca cambiéis y sigáis siendo los mismos profesores que habéis sido con nosotros, generación tras generación,

¡¡¡ OS QUEREMOS !!!

Tus niñ@ de 6º A

viernes, 10 de junio de 2011

Cuenta atras para Cazorla


lunes, 6 de junio de 2011

La cuenta atras

<script language="JavaScript">
TargetDate = "06/13/2011 09:00 AM UTC+0100";
BackColor = "palegreen";
ForeColor = "navy";
CountActive = true;
CountStepper = -1;
LeadingZero = true;
FinishMessage = "¡Feliz cazorla!";

domingo, 5 de junio de 2011

viernes, 3 de junio de 2011

Dia Del Agua

Con respecto a ese dia tengo una entrada en mi blog Pinchad Aqui

sábado, 14 de mayo de 2011

miércoles, 11 de mayo de 2011

domingo, 24 de abril de 2011

...oooOOO La Unión Europea OOOooo...

Aquí os ofrezco unas actividades interactivas que podéis realizar y unos mapas interactivos.

* La Unión Europea: Actividad 1Actividad 2.   Actividad 3.  Actividad 4. Actividad 5Actividad 6.

* Mapas: Actividad 1Actividad 2Actividad 3Actividad 4.     Actividad 5.

* Juego de Europa: Actividad 1. Actividad 2.

viernes, 15 de abril de 2011

El Principito

En el siguiente enlace tenéis el trabajo sobre el libro "El Principito" de Antoine de Saint-Exupéry. Empezaremos a leer el libro a la vuelta de vacaciones de Semana Santa. La fecha de entrega del trabajo, como siempre publicado en vuestro blog, será el viernes 3 de junio.
¡Que la fuerza os acompañe!

EL PRINCIPITO

Project: Very important people

Hi Guys this is your homework for eastern holidays:

  1. Look for the biography of these persons (chose only two).
  • Madame Curie.
  • Severo Ochoa.
  • Einstein.
REMEMBER
  • Stick on a photo of each one.
  • Don't use dictionary or translator.
  • Use verbs regular and irregular in past tense.
  • No more than 10 paragraphas for each person.
  • Important points: born and died; why are they important; something about their lifes; places where they lived; jobs; personal descriptions; etc.
  • Write your own. ONLY USE GRAMMAR AND VOCABULARY YOU HAVE STUDIED BEFORE. DON'T USE TRANSLATOR, AND IF YOU NEED THE DICTIONARY, ONLY LOOK for SIMPLE WORDS.
  • Good Luck!

Tareas de lengua para Semana Santa

Hola a todos y a todas. Durante esta Semana Santa tenéis que hacer la siguiente tarea.
  1. Terminar la lectura del libro "El Niño con el pijama de rayas".
  2. Hacer un resumen ( entre 8 y 12 líneas) de los capítulos 15, 16, 17, 18 y 19.
  3. Buscar los emblemas que utilizaban los nazis para clasificar a los prisioneros en los campos de concentración.
  4. Buscar el número de víctimas que fueron asesinadas en los campos de concentración por los nazis durante la 2ª guerra mundial.
Estos 4 puntos lo debéis de publicar en vuestro blog. Os recomiendo que os hagáis una carpeta con el título de tareas de lengua de semana santa, para conservar vuestros trabajos si no lo podéis colgar.

domingo, 3 de abril de 2011

Anécdotas de la guerras civil de mi bisabuelos e hijos

Mi abuelo no vivió la guerra civil,aunque tuvo dos hermanos mayores que si la vivieron y también su padre,mi bisabuelo.
Voy a contar dos anécdotas,una de mi bisabuelo,y otra de los hermanos de mi abuelo.

1º Anécdota:
Mi bisabuelo era de uno de los bandos de la guerra civil,el rojo. Una vez,no fue a una batalla con su bando,entonces al llegar de la batalla su bando,fueron a su gran casa porque mi bisabuelo era rico,y allí le quitaron el trigo mucha comida y lo encerraban en una habitación etc...
Después de esto mi bisabuelo no estaba satisfecho con su bando y en una de las batallas se machacó el dedo y lo llevaron al hospital donde se pudo cambiar, después de curarse,al otro bando llamado bando nacional.
2ºAnécdota:
Dió la casualidad de que un hermano de mi abuelo estaba en el bando rojo y el otro en el bando nacional.
Entonces en una vez atacaron los nacionales o los rojos y los rodearon y los atraparon,en ese ataque se encontraba con los rojos uno de los hermanos llamado Agustín que se escapó y se refugió debajo de un puente,el otro hermano le vió y fue hacia el. Después le dijó que se rindiera y se dió cuenta de que era su hermano Agustín. Le cogieron y lo llevaron con ellos.
Esta anécdota es curiosa por el tema de que cada hermano era de un bando y tenían que enfrentarse.

Los Almendros

Su nombre científico es Prunus dulcis.
Puede alcanzar de 3 a 5 m de altura. De tallo liso, verde y a veces amarillo cuando es joven, pasa a ser agrietado, escamoso, cremoso y grisáceo cuando es adulto.
Hojas simples, lanceoladas, largas, estrechas y puntiagudas, de 7,5 a 12,5 cm de longitud y color verde intenso, con bordes dentados o festoneados.
Los frutos tardan de 5 a 6 meses en madurar desde que cuaja.
La mayoría de los almendros se cultivan en secano, sobre suelos sueltos y arenosos.Da frutos en zonas cálidas.

Historia de mis abuelos en la Guerra Civil

Historia de la hermana de mi abuela en la Guerra Civil

Ahora os voy a contar la historia de la hermana de mi abuela en la Guerra Civil.Ella tenia un novio que lo queria mucho, ese hombre era del su bando equivocado por lo que en cuanto se dieron cuenta lo fusilaron.Ella despuésde la gran tragedia, se hecho un nuevo novio y se caso con él, cuando murió su marido por una enfermedad, a sus 39 años ella descubrió que era del bando contrario a ella y que podia a verla matado o cualquier fechoria, se llevo una gran desilusión por que le hubieran estado engañando toda su vida y pudiera haber corrido un gran peligro.


Historia de la infancia de mi abuela en la posguerra

El ultimo año de la guerra civil nació mi abuela Matilde, ese primer año para ella, su madre y el resto de su familia fue muy duro y más teniendo que criarla a ella y a sus cinco hermanos más.Cuando termino la guerra ella tenia un año y medio y sus demás hermanos tenian más o menos su misma edad.Mi bisabuela iva todos los dias a casa de una mujer a trabajar cosiendo, esa mujer le daba a cambio una barra de pan, un trozo de jamón y un tarrito de leche.Mi bisabuela lo tenia que repartir con sus seis hijos y ella, a mi abuela como era las más pequeña solo le daban las cortezas del jamón y un poco de pan y de vez en cuando un poco de leche.A
ella le encantaban esas cortecillas de jamón, en fin era lo único que tenia para comer.

Hermaphroditus


Hermaphroditus, the two-sexed of Aphrodite and Hermes (Venus and Mercury) had long been a symbol of bisexuality or effeminacy, and was portrayed in Greco-Roman art as a female figure with male genitals.His name is the basis for the word hermaphrodite.

viernes, 1 de abril de 2011

Gustavo Adolfo Becquer

Gustavo Adolfo Domínguez Bastida nació en Sevilla,el 17 de febrero de 1836 y murió Madrid, 22 de diciembre de 1870), más conocido como Gustavo Adolfo Bécquer, fue un poeta y narrador español, perteneciente al movimiento del Romanticismo, aunque escribió en una etapa literaria perteneciente al Realismo. Por ser un romántico tardío, ha sido asociado igualmente con el movimiento Posromántico. Aunque fue moderadamente conocido mientras vivió, comenzó a ganar prestigio cuando al morir se publicaron muchas de sus obras.
Sus más conocidos trabajos son sus Rimas y Leyendas. Los poemas e historias incluidos en esta colección son esenciales para el estudio de la Literatura hispana, siendo ampliamente reconocidas por su influencia posterior.

Como vivieron mis abuelos la guerra civil

Entonces habia mucha hambre, y necesidades ya que cuando nacieron mis abuelos acababa de acabar la guerra y España estubo en un gran tiempo en la pobreza.










España tras la guerra civil.

Adolf Hitler .

Adolf Hitler (Braunau am Inn, Imperio austrohúngaro; 20 de abril de 1889 – Berlín, Alemania; 30 de abril de 1945), a veces en castellano conocido como Adolfo Hitler, fue un político alemán de origen austriaco, líder, ideólogo y miembro original del Partido Nacionalsocialista Alemán de los Trabajadores (Nationalsozialistische Deutsche Arbeiterpartei NSDAP) que estableció un régimen nacionalsocialista en Alemania entre 1933 y 1945 conocido como Tercer Reich.
Durante ese período, recibió y ocupó sucesivamente los cargos de Canciller Imperial (Reichskanzler) de enero de 1933 a abril de 1945, Jefe de Estado (Führer und Reichskanzler) de 1934 a abril de 1945 y Comandante Supremo de las fuerzas armadas alemanas durante la Segunda Guerra Mundial de septiembre de 1939 a abril de 1945.
La ideología de Hitler, que llevó como causa directa al estallido de la Segunda Guerra Mundial y al desarrollo del Holocausto, se basaba en una serie de puntos de tipo visionario de carácter innegociable: la eliminación de los judíos; la consecución de un espacio vital para garantizar el futuro de Alemania; la raza como explicación de la historia del mundo y la lucha eterna como ley básica de la existencia humana.
Cuando mi abuela era chica su Padre ( Mi bisabuelo) Lo destinarón a la guerra.
Había mucha pobreza y tuvo que partir a la guerra dejando atrás a su esposa e hija estando al frente de la guerra le dispararón y tuvierón que volverlo a traer a su casa .
Antiguamente fue obligado a ir a la guerra , pero por suerte regreso vivo .
Pasarón muchas calamidades , pero llegó el día en que la guerra terminó , pero con orgullo y la cabeza bien levantada puedo decir que mi bisabuelo Manuel Rivero luchó por su Patria y me siento orgullosa de llevar su sangre,

Castle the Gilblalfaro

Castle the Gilblalfaro

There constructed during the 14th century the Yusuf of Granada, on a former Phoenician enclosure that also was containing a beacon that gives name to the Gibralfaro . The castle was an object of a strong siege on the part of the Kings Católicos during the whole summer of 1487. After the siege, Fernando Catholic took it as a residence, whereas Isabel I of Castile chose to live in the city.
It was constructed to shelter to the troops and to protect the Fort, due to the widespread use of the artillery.

Hermaphrodite

Hermaphrodite

The person hermaphrodite what the have two sex masculine and femenine ,That may be a girl or boy This person will also intersex person can call you intersexual. some person have intersex conditions throughout their lives and never know it, and live a normal life like everyone olse.

The monsters

Mummies
The mummies are covered with bands people do not see anything that you tend to scare people


Vampires
Vampires are people that suck blood to the people only come out at night because blood is their food

Hans Christian Andersen

(Odense, Dinamarca, 1805 - Copenhague, 1875) Poeta y escritor danés. El más célebre de los escritores románticos daneses fue hombre de origen humilde y formación esencialmente autodidacta, en quien influyeron poderosamente las lecturas de Goethe, Schiller y E.T.A. Hoffmann.
Hijo de un zapatero de Odense, su padre murió cuando él contaba sólo once años, por lo que no pudo completar sus estudios. En 1819, a los catorce años, Hans Christian Andersen viajó a Copenhague en pos del sueño de triunfar como dramaturgo. La crisis que vivía el reino a raíz de las duras condiciones del tratado de paz de Kiel y su escasa formación intelectual obstaculizaron seriamente su propósito.
Sin embargo, con la ayuda de personas adineradas, logró estudiar, y en 1828 obtuvo el título de bachiller. Un año antes se había dado a conocer con su poema El niño moribundo, que reflejaba el tono romántico de los grandes poetas de la época, en especial los alemanes. En esta misma línea se desarrollaron su producción poética y sus epigramas, en los que prevalecía la exaltación sentimental y patriótica.
El escaso éxito de sus obras teatrales y su insaciable curiosidad lo impulsaron a viajar por diversos países, entre ellos Alemania, Francia, Italia, Grecia, Turquía, Suecia, España y el Reino Unido, y a anotar sus impresiones en interesantes cuadernos y libros de viaje (En Suecia, En España).

En 1835, ya de regreso en su país, alcanzó cierta fama con la publicación de su novela El improvisador, a la que siguieron en los años siguientes O.T. y Tan sólo un violinista, entre otras, piezas teatrales como El mulato y una autobiografía, La verdadera historia de mi vida.

Durante su estancia en el Reino Unido, Andersen entabló amistad con Charles Dickens, cuyo poderoso realismo, al parecer, fue uno de los factores que le ayudaron a encontrar el equilibrio entre realidad y fantasía, en un estilo que tuvo su más lograda expresión en una larga serie de cuentos. Inspirándose en tradiciones populares y narraciones mitológicas extraídas de fuentes alemanas y griegas, así como de experiencias particulares, entre 1835 y 1872 escribió 168 cuentos protagonizados por personajes de la vida diaria, héroes míticos, animales y objetos animados.

Victoria Kent Siano

(Victoria Kent Siano, Málaga, 1898 - Nueva York, 1987) Política española. En una época en la que las mujeres apenas tenían intervención en la vida pública española, Victoria comenzó a romper las barreras al estudiar Derecho en la Universidad de Madrid, hacerse abogada (fue la primera mujer en ingresar en el Colegio de Abogados de Madrid en 1924, en plena dictadura de Primo de Rivera) y asumir la defensa de Álvaro de Albornoz ante el Tribunal Supremo de Guerra que le juzgó en 1930 por firmar un manifiesto republicano (fue la primera mujer del mundo que ejerció como abogada ante un tribunal militar. )
Tras proclamarse la Segunda República (1931) se presentó a las elecciones por el Partido Radical Socialista y obtuvo un escaño de diputada en las Cortes constituyentes. El gobierno de Azaña le nombró directora general de Prisiones (1931-34), cargo desde el cual introdujo reformas para humanizar el sistema penitenciario: mejora de la alimentación de los reclusos, libertad de culto en las prisiones, ampliación de los permisos por razones familiares, creación de un cuerpo femenino de funcionarias de prisiones…
Paradójicamente, a pesar de sus convicciones democráticas y feministas, Victoria Kent se opuso a la concesión del derecho de voto a las mujeres, pues creía que lo emplearían en un sentido conservador; y sostuvo una polémica al respecto con otra representante feminista en las Cortes republicanas, Clara Campoamor.

Maese Pere El Organista

Maese Pere el organista
En Sevilla, en el mismo atrio de Santa Inés, y mientras esperaba que comenzase la misa del Gallo oí esta tradición a una demandadera del convento.
Como era natural, después de oírla aguardé impaciente que comenzara la ceremonia, ansioso de asistir a un prodigio.
Nada menos prodigioso, sin embargo, que el órgano de Santa Inés, ni nada más vulgar que los insulsos motetes con que nos regaló su organista aquella noche.
Al salir de la misa no pude por menos que decirle a la demandadera con aire de burla:
-¿En qué consiste que el órgano de maese Pérez suene ahora tan mal?
-¡Toma! -me contestó la vieja-, ¡es que ése no es el suyo!
-¿No es el suyo? ¿Pues qué ha sido de él?
-Se cayó a pedazos de puro viejo hace una porción de años.
-¿Y el alma del organista?
-No ha vuelto a aparecer desde que colocaron él que ahora lo sustituye.
Si a alguno de mis lectores se le ocurriese hacerme la misma pregunta después de leer esta historia, ya sabe por qué no se ha continuado el milagroso portento hasta nuestros días.
-¿Veis ese de la capa roja y la pluma blanca en el fieltro, que parece que trae sobre su justillo todo el oro de los galeones de Indias; aquel que baja en este momento de su litera para dar la mano a esa otra señora que, después de dejar la suya, se adelanta hacía aquí, precedida de cuatro pajes con hachas? Pues ése es el marqués de Moscoso, galán de la duquesa viuda de Villapineda. Se dice que antes de poner los ojos sobre esta dama había pedido en matrimonio a la hija de un opulento señor; mas el padre de la doncella, de quien se murmura que es un poco avaro... Pero, ¡calla!, en hablando del ruin de Roma, cátale que aquí se asoma. ¿Veis aquel que viene por debajo del Arco de San Felipe, a pie, embozado con una capa oscura y precedido de un solo criado con una linterna? Ahora llega frente al retablo.
¿Reparasteis, al desembozarse para saludar a la imagen, en la encomienda que brilla en su pecho? A no ser por ese noble distintivo, cualquiera lo creería un lonjista de la calle de Culebras... Pues ése es el padre en cuestión. Mirad cómo la gente del pueblo le abre paso y lo saluda. Toda Sevilla lo conoce por su colosal fortuna. El solo tiene más ducados de oro en sus arcas que soldados mantiene nuestro señor el rey don Felipe, y con sus galeones podría formar una escuadra suficiente a resistir a la del Gran Turco...
Mirad, mirad ese grupo de señores graves; ésos son los caballeros veinticuatro. ¡Hola, hola! También está aquí el flamencote, a quien se dice que no han echado ya el guante los señores de la Cruz Verde merced a su influjo con los magnates de Madrid... Ese no viene a la iglesia más que a oír música... No, pues si maese Pérez no le arranca con su órgano lágrimas como puños, bien se puede asegurar que no tiene su alma en su almario, sino friéndose en las calderas de Pedro Botero... ¡Ay, vecina! Malo..., malo... Presumo que vamos a tener jarana. Yo me refugio en la iglesia. Pues, por lo que veo, aquí van a andar más de sobra los cintarazos que los paternóster. Mirad, mirad: las gentes del duque de Alcalá doblan la esquina de la plaza de San Pedro, y por el callejón de las Dueñas se me figura que he columbrado a las del de Medina Sidonia. ¿No os lo dije?
Ya se han visto, ya se detienen unos y otros, sin pasar de sus puestos... Los grupos se disuelven... Los ministrales, a quienes en estas ocasiones apalean amigos y enemigos, se retiran... Hasta el señor asistente, con su vara y todo, se refugia en el atrio... Y luego dicen que hay justicia... Para los pobres.
Vamos, vamos, ya brillan los broqueles en la oscuridad... ¡Nuestro Señor del Gran Poder nos asista! Ya comienzan los golpes... ¡Vecina, vecina! Aquí..., antes que cierren las puertas. Pero, ¡calle! ¿Qué es eso? Aún no han comenzado cuando lo dejan... ¿Qué resplandor es aquel?... ¡Hachas encendidas! ¡Literas! Es el señor arzobispo.
La Virgen Santísima del Amparo, a quien invocaba ahora mismo con el pensamiento, lo trae en mi ayuda... ¡Ay! ¡Si nadie sabe lo que yo debo a esta Señora!... ¿Con cuánta usura me paga las candelillas que le enciendo los sábados!... Vedlo qué hermosote está con sus hábitos morados y su birrete rojo... Dios le conserve en su silla tantos siglos como deseo de vida para mí. Si no fuera por él media Sevilla hubiera ya ardido con estas disensiones de los duques. Vedlos, vedlos, los hipocritones, cómo se acercan ambos a la litera del prelado para besarle el anillo... Cómo lo siguen y lo acompañan confundiéndose con sus familiares. Quién diría que esos dos que parecen tan amigos, si dentro de media hora se encuentran en una calle oscura... Es decir, ¡ellos, ellos!... Líbreme Dios de creerlos cobardes. Buena muestra han dado de sí peleando en algunas ocasiones contra los enemigos de Nuestro Señor... Pero es la verdad que si buscaran... Y si se buscaran con ganas de encontrarse, se encontrarían, poniendo fin de una vez a estas continuas reyertas, en las cuales los que verdaderamente baten el cobre de firme son sus deudos, sus allegados y su servidumbre.
Pero, vamos, vecina, vamos a la iglesia, antes que se ponga de bote en bote..., que algunas noches como ésta suele llenarse de modo que no cabe ni un grano de trigo... Buena ganga tienen las monjas con su organista... ¿Cuándo se ha visto el convento tan favorecido como ahora?... De las otras comunidades puede decirse que le han hecho a maese Pérez proposiciones magníficas. Verdad que nada tiene de extraño, pues hasta el señor arzobispo le ha ofrecido montes de oro por llevarlo a la catedral... Pero él, nada... Primero dejaría la vida que abandonar su órgano favorito... ¿No conocéis a maese Pérez? Verdad es que sois nueva en el barrio... Pues es un santo varón pobre, sí, pero limosnero, cual no otro... Sin más pariente que su hija, ni más amigos que su órgano, pasa su vida entera en velar por la inocencia de la una y componer los registros del otro... ¡Cuidado que el órgano es viejo!... Pues nada; él se da tal maña en arreglarlo y cuidarlo, que suena que es una maravilla... Como que lo conoce de tal modo, que a tientas... Porque no sé si os lo he dicho, pero el pobre es ciego de nacimiento... ¿Y con qué paciencia lleva su desgracia!... Cuando le preguntan que cuánto daría por ver, responde: Mucho, pero no tanto como creéis, porque tengo esperanzas. ¿Esperanzas de ver? Sí, y muy pronto -añade, sonriendo como un ángel-. Ya cuento setenta y seis años. Por muy larga que sea mi vida, pronto veré a Dios:
¡Pobrecito! Y si lo verá..., porque es humilde como las piedras de la calle, que se dejan pisar de todo el mundo... Siempre dice que no es más que un pobre organista de convento, y puede dar lecciones de solfa al mismo maestro de capilla de la Primada. Como que echó los dientes en el oficio... Su padre tenía la misma profesión que él. Yo no lo conocí, pero mi señora madre que santa gloria haya, dice que lo llevaba siempre al órgano consigo para darle a los fuelles. Luego, el muchacho mostró tales disposiciones que, como era natural, a la muerte de su padre heredó el cargo... ¡Y qué manos tiene, Dios se las bendiga! Merecía que se las llevaran a la calle de Chicharreros y se las engarzasen en oro... Siempre toca bien, siempre; pero en semejante noche como ésta es un prodigio... El tiene una gran devoción por esta ceremonia de la misa del Gallo, y cuando levantan la Sagrada Forma, al punto y hora de las doce, que es cuando vino al mundo Nuestro Señor Jesucristo..., las voces de su órgano son voces de ángeles...
En fin, ¿para qué tengo que ponderarle lo que esta noche oirá? Baste ver cómo todo lo más florido de Sevilla, hasta el mismo señor arzobispo, vienen a un humilde convento para escucharlo. Y no se crea que sólo la gente sabida, y a la que se le alcanza esto de la solfa, conoce su mérito; sino que hasta el populacho. Todas esas bandadas que veis llegar con teas encendidas, entonando villancicos con gritos desaforados al compás de los panderos, las sonajas y las zambombas, contra su costumbre, que es la de alborotar las iglesias, callan como muertos cuando pone maese Pérez las manos en el órgano...; y cuando alzan no se siente una mosca...: de todos los ojos caen lagrimones tamaños, al concluir se oye como un suspiro inmenso, que no es otra cosa que la respiración de los circunstantes, contenida mientras dura la música... Pero vamos, vamos; ya han dejado de tocar las campanas, y va a comenzar la misa. Vamos adentro... Para todo el mundo es esta noche Nochebuena, mas para nadie mejor que para nosotros.
Esto diciendo, la buena mujer que había servido de cicerone a su vecina atravesó el atrio del convento de Santa Inés y, codazo con éste, empujón en aquél, se internó en el templo perdiéndose entre la muchedumbre que se agolpaba en la puerta.
La iglesia estaba iluminada con una profusión asombrosa. El torrente de luz que se desprendía de los altares para llenar sus ámbitos chispeaba en los ricos joyeles de las damas, que arrodillándose sobre los cojines de terciopelo que tendían los pajes y tomando el libro de oraciones de manos de sus dueñas, vinieron a formar un brillante circulo alrededor de la verja del presbiterio.
Junto a aquella verja, de pie, envueltos en sus capas de color galoneadas de oro, dejando entrever con estudiado descuido las encomiendas rojas y verdes, en la una mano el fieltro, cuyas plumas besaban los tapices; la otra sobre los bruñidos gavilanes del estoque o acariciando el pomo del cincelado puñal, los caballeros veinticuatro, con gran parte de lo mejor de la nobleza sevillana, parecían formar un muro destinado a defender a sus hijas y a sus esposas del contacto de la plebe. Esta, que se agitaba en el fondo de las naves con un rumor parecido al del mar cuando se alborota, prorrumpió en una exclamación de júbilo, acompañada del discordante sonido de las sonajas y los panderos, al mirar aparecer al arzobispo, el cual, después de sentarse junto al altar mayor, bajo un solio de grana que rodearon sus familiares, echó por tres veces la bendición al pueblo.
Era hora de que comenzase la misa. Transcurrieron, sin embargo, algunos minutos sin que el celebrante apareciese. La multitud comenzaba a rebullirse demostrando su impaciencia; los caballeros cambiaban entre sí algunas palabras a media voz, y el arzobispo mandó a la sacristía a uno de sus familiares a inquirir por qué no comenzaba la ceremonia.
-Maese Pérez se ha puesto malo, muy malo y será imposible que asista esta noche a la misa de medianoche.
Esta fue la respuesta del familiar.
La noticia cundió instantáneamente entre la muchedumbre. Pintar el efecto desagradable que causó en todo el mundo sería imposible. Baste decir que comenzó a notarse tal bullicio en el templo, que el asistente se puso en pie y los alguaciles entraron a imponer silencio confundiéndose entre las apiadas olas de la multitud.
En aquel momento, un hombre mal trazado, seco, huesudo y bisojo por añadidura, se adelantó hasta el sitio que ocupaba el prelado.
-Maese Pérez está enfermo -dijo-. La ceremonia no puede empezar. Si queréis, yo tocaré el órgano en su ausencia, que si maese Pérez es el primer organista del mundo, ni a su muerte dejará de usarse este instrumento por falta de inteligente.
El arzobispo hizo una señal de asentimiento con la cabeza, y ya algunos de los fieles, que conocían a aquel personaje extraño por un organista envidioso, enemigo del de Santa Inés, comenzaba a prorrumpir en exclamaciones de disgusto, cuando de improviso se oyó en el atrio un ruido espantoso.
-¡Maese Pérez está aquí!... ¡Maese Pérez está aquí!...
A estas voces de los que estaban apiñados en la puerta, todo el mundo volvió la cara.
Maese Pérez, pálido y desencajado, entraba, en efecto, en la iglesia, conducido en un sillón, que todos se disputaban el honor de llevar en sus hombros.
Los preceptos de los doctores, las lágrimas de su hija, nada había sido bastante a detenerle en el lecho.
-No -había dicho-. Esta es la última, lo conozco. Lo conozco, y no quiero morir sin visitar mi órgano, esta noche sobre todo, la Nochebuena. Vamos, lo quiero, lo mando. Vamos a la iglesia.
Sus deseos se habían cumplido. Los concurrentes lo subieron en brazos a la tribuna y comenzó la misa. En aquel punto sonaban las doce en el reloj de la catedral. Pasó el Introito, y el Evangelio, y el Ofertorio; llegó el instante solemne en que el sacerdote, después de haberla consagrado, toma con la extremidad de sus dedos la Sagrada Forma y comienza a elevarla. Una nube de incienso que se desenvolvía en ondas azuladas llenó el ámbito de la iglesia. Las campanas repicaron con un sonido vibrante y maese Pérez puso sus crispadas manos sobre las teclas del órgano.
Las cien voces de sus tubos de metal resonaron en un acorde majestuoso y prolongado, que se perdió poco a poco, como si una ráfaga de aire hubiese arrebatado sus últimos ecos.
A este primer acorde, que parecía una voz que se elevaba desde la tierra al cielo, respondió otro lejano y en un torrente de atronadora armonía. Era la voz de los ángeles que, atravesando los espacios, llegaba al mundo.
Después comenzaron a oírse como unos himnos distantes que entonaban las jerarquías de serafines. Mil himnos a la vez, que al confundirse formaban uno solo, que, no obstante, sólo era el acompañamiento de una extraña melodía, que parecía flotar sobre aquel océano de acordes misteriosos, como un jirón de niebla sobre las olas del mar.
Luego fueron perdiéndose unos cuantos; después, otros. La combinación se simplificaba. Ya no eran más que dos voces, cuyos ecos se confundían entre sí; luego quedó una aislada, sosteniendo una nota brillante como un hilo de luz. El sacerdote inclinó la frente, y por encima de su cabeza cana, y como a través de una gasa azul que fingía el humo del incienso, apareció la Hostia a los ojos de los fieles. En aquel instante, la nota que maese Pérez sostenía tremante se abrió y una explosión de armonía gigante estremeció la iglesia, en cuyos ángulos zumbaba el aire comprimido y cuyos vidrios de colores se estremecían en sus angostos ajimeces.
De cada una de las notas que formaban aquel magnífico acorde se desarrolló un tema, y unos cerca, otros lejos, éstos brillantes, aquéllos sordos, diríase que las aguas y los pájaros, las brisas y las frondas, los hombres y los ángeles, la tierra y los cielos, cantaban, cada cual en su idioma, un himno al nacimiento del Salvador.
La multitud escuchaba atónita y suspendida. En todos los ojos había una lágrima; en todos los espíritus, un profundo recogimiento. El sacerdote que oficiaba sentía temblar sus manos, porque Aquel que levantaba en ellas, Aquel a quien saludaban hombres y arcángeles, era su Dios, y le parecía haber visto abrirse los cielos y transfigurarse la Hostia.
El órgano proseguía sonando; pero sus voces se apagaban gradualmente, como una voz que se pierde de eco en eco y se aleja y se debilita al alejarse, cuando de pronto sonó un grito en la tribuna, un grito desgarrador, agudo, un grito de mujer.
El órgano exhaló un sonido discorde y extraño, semejante a un sollozo, y quedó mudo.
La multitud se agolpó a la escalera de la tribuna, hacia la que, arrancados de su éxtasis religioso, volvieron la mirada con ansiedad todos los fieles.
-¿Qué ha sucedido? ¿Qué pasa? -se decían unos a otros, y nadie sabía responder, y todos se empeñaban en adivinarlo, y crecía la confusión, y el alboroto comenzaba a subir de punto, amenazando turbar el orden y el recogimiento propios de la iglesia.
-¿Qué ha sido eso? -preguntaron las damas al asistente, que; precedido de los ministriles, fue uno de los primeros en subir a la tribuna y que, pálido y con muestras de profundo pesar, se dirigía al puesto donde lo esperaba el arzobispo, ansioso, como todos, por saber la causa de aquel desorden.
-¿Qué hay?
-Que maese Pérez acaba de morir.
En efecto, cuando los primeros fieles, después de atropellarse por la escalera, llegaron a la tribuna, vieron al pobre organista caído de boca sobre las teclas de su viejo instrumento, que aún vibraba sordamente, mientras su hija, arrodillada a sus pies, lo lloraba en vano entre suspiros y sollozos.
-Buenas noches, mi señora doña Baltasara. ¿También usarced viene esta noche a la misa del Gallo? Por mi parte, tenía hecha intención de ir a oírla a la parroquia pero, lo que sucede... ¿Dónde va Vicente? Donde va la gente. Y eso que, si he de decir la verdad, desde que murió maese Pérez parece que me echan una losa sobre el corazón cuando entro en Santa Inés... ¡Pobrecillo! ¡Era un santo!... Yo de mi sé decir que conservo un pedazo de su jubón como una reliquia, y lo merece... Pues en Dios y en ni ánima que si el señor arzobispo tomara mano en ello, es seguro que nuestros nietos lo verían en los altares... Mas ¡cómo ha de ser!... A muertos y a idos no hay amigos... Ahora lo que priva es la novedad..., ya me entiende usarced. ¡Qué! ¿No sabe usted nada de lo que pasa? Verdad que nosotras nos parecemos en eso: de nuestra casita a la iglesia y de la iglesia a nuestra casita, sin cuidarnos de lo que se dice o deja de decir... Sólo que yo, así..., al vuelo..., una palabra de acá, otra de acullá... sin ganas de enterarme siquiera, suelo estar al corriente de algunas novedades.
Pues, sí, señor. Parece cosa hecha que el organista de San Román, aquel bisojo que siempre está echando pestes de los otros organistas, perdulariote; que más parece jifero de la Puerta de la Carne que maestro de solfa, va a tocar esta Nochebuena en lugar de maese Pérez. Ya sabrá usarced, porque esto lo ha sabido todo el mundo y es cosa pública en Sevilla, que nadie quería comprometerse a hacerlo. Ni aun su hija, que es profesora, después de la muerte de su padre entró en un convento de novicia. Y era natural: acostumbrados a oir aquellas maravillas, cualquiera otra cosa había de parecernos mala, por más que quisieran evitarse las comparaciones. Pues cuando ya la comunidad había decidido que en honor del difunto, y como muestra de respeto a su memoria, permaneciera callado el órgano en esta noche, hete aquí que se presenta nuestro hombre diciendo que él se atreve a tocarlo... No hay nada más atrevido que la ignorancia... Cierto que la culpa no es suya, sino de los que le consienten esta profanación. Pero así va el mundo... Y digo... No es cosa la gente que acude... Cualquiera diría que nada ha cambiado de un año a otro. Los mismos personajes, el mismo lujo, los mismos empellones en la puerta, la misma animación en el atrio, la multitud en el templo... ¡Ay, si levantara la cabeza el muerto! Se volvía a morir por no oír su órgano tocado por manos semejantes.
Lo que tiene que, si es verdad lo que me han dicho, las gentes del barrio le preparan una buena al intruso. Cuando llegue el momento de poner la mano sobre las teclas, va a comenzar una algarabía de sonajas, panderos y zambombas que no hay más que oír... Pero, calle, ya entra en la iglesia el héroe de la función. ¡Jesús!, ¡qué ropilla de colorines, qué gorguera de cañutos, qué aire de personaje! Vamos, vamos, que hace ya rato que llegó el arzobispo y va a comenzar la misa... Vamos, que me parece que esta noche va a darnos que contar para muchos días.
Esto diciendo la buena mujer, que ya conocen nuestros lectores por sus exabruptos de locuacidad, penetró en Santa Inés, abriéndose, según costumbre, un camino entre la multitud a fuerza de empellones y codazos.
Ya se había dado principio a la ceremonia. El templo estaba tan brillante como el año anterior. El nuevo organista, después de atravesar por en medio de los fieles que ocupaban las naves para ir a besar el anillo del prelado, había subido a la tribuna, donde tocaba, unos tras otros, los registros del órgano con una gravedad tan afectada como ridícula. Entre la gente menuda que se apiñaba a los pies de la iglesia se oía un rumor sordo y confuso, cierto presagio de que la tempestad comenzaba a fraguarse y no tardaría mucho en dejarse sentir.
-Es un truhán que, por no hacer nada bien, ni aun mira a la derecha -decían los unos.
-Es un ignorantón que, después de haber puesto el órgano de su parroquia peor que una carraca; viene a probar el de maese Pérez -decían los otros.
Y mientras éste se desembarazaba del capote para prepararse a darle de firme a su pandero, y aquél percibía sus sonajas, y todos se disponían a hacer bulla a más y mejor, sólo alguno que otro se aventuraba a defender tibiamente al extraño personaje, cuyo porte orgulloso y pedantesco hacía tan notable contraposición con la modesta apariencia y la afable bondad del difunto maese Pérez.
Al fin llegó el esperado momento, el momento solemne en que el sacerdote, después de inclinarse y murmurar algunas palabras santas, tomó la Hostia en sus manos... Las campanillas repicaron, asemejando su repique una lluvia de notas de cristal. Se elevaron las diáfanas ondas de incienso y sonó el órgano. Una estruendosa algarabía llenó los ámbitos de la iglesia en aquel instante y ahogó su primer acorde.
Zampoñas, gaitas, sonajas, panderos, todos los instrumentos del populacho, alzaron sus discordantes voces a la vez; pero la confusión y el estrépito sólo duraron algunos segundos. Todos a la vez, como habían comenzado, enmudecieron de pronto. El segundo acorde, amplio, valiente, magnífico, se sostenía aún, brotando de los tubos de metal del órgano como una cascada de armonía inagotable y sonora.
Cantos celestes como los que acarician los oídos en los momentos de éxtasis, cantos que percibe el espíritu y no los puede repetir el labio, notas sueltas de una melodía lejana que suena a intervalos, traídas en las ráfagas del viento; rumor de hojas que se besan en los árboles con un murmullo semejante al de la lluvia, trinos de alondras que se levantan gorjeando de entre las flores como una saeta despedida de las nubes; estruendos sin nombre, imponentes como los rugidos de una tempestad; coros de serafines sin ritmo ni cadencia, ignota música del cielo que sólo la imaginación comprende, himnos alados que parecían remontarse al trono del Señor como una tromba de luz y de sonidos..., todo lo expresaban las cien voces del órgano con más pujanza, con más misteriosa poesía, con más fantástico color que lo habían expresado nunca.
...
Cuando el organista bajó de la tribuna, la muchedumbre que se agolpó a la escalera fue tanta y tanto su afán por verlo y admirarlo, que el asistente, temiendo, no sin razón, que lo ahogaran entre todos, mandó a algunos de sus ministriles para que, vara en mano, le fueran abriendo camino hasta llegar al altar mayor, donde el prelado lo esperaba.
-Ya veis -le dijo este último cuando lo trajeron a su presencia-. Vengo desde mi palacio aquí sólo por escucharos. ¿Seréis tan cruel como maese Pérez, que nunca quiso excusarme el viaje tocando la Nochebuena en la misa de la catedral?
-El año que viene -respondió el organista- prometo daros gusto, pues por todo el oro de la tierra no volvería a tocar este órgano.
-¿Y por qué? -interrumpió el prelado.
-Porque... -añadió el organista, procurando dominar la emoción que se revelaba en la palidez de su rostro-, porque es viejo y malo, y no puede expresar todo lo que se quiere.
El arzobispo se retiró, seguido de sus familiares. Unas tras otras, las literas de los señores fueron desfilando y perdiéndose en las revueltas de las calles vecinas; los grupos del atrio se disolvieron, dispersándose los fieles en distintas direcciones, y ya la demandadera se disponía a cerrar las puertas de la entrada del atrio, cuando se divisaban aún dos mujeres que después de persignarse y murmurar una oración ante el retablo del Arco de San Felipe, prosiguieron su camino, internándose en el callejón de las Dueñas.
-¿Qué quiere usarced, mi señora doña Baltasara? -decía la una-. Yo soy de este genial. Cada loco con su tema... Me lo habían de asegurar capuchinos descalzos y no lo creería del todo... Ese hombre no puede haber tocado lo que acabamos de escuchar... Si yo lo he oído mil veces en San Bartolomé, que era su parroquia, y de donde tuvo que echarlo el señor cura por malo; y era cosa de taparse los oídos con algodones... Y luego, si no hay más que mirarlo al rostro, que, según dicen, es el espejo del alma... Yo me acuerdo, pobrecito, como si lo estuviera viendo, me acuerdo de la cara de maese Pérez cuando, en semejante noche como ésta, bajaba de la tribuna, después de haber suspendido al auditorio con sus primores... ¡Qué sonrisa tan bondadosa, qué color tan animado!... Era viejo y parecía un ángel... No que éste, que ha bajado las escaleras a trompicones, como si le ladrase un perro en la meseta, Y con un olor de difunto y unas... Vamos, mi señora doña Baltasara, créame usarced, y créame con todas veras: yo sospecho que aquí hay busilis...
Comentando las últimas palabras, las dos mujeres doblaban la esquina del callejón y desaparecían. Creemos inútil decir a nuestros lectores quién era una de ellas.
Había transcurrido un año más. La abadesa del convento de Santa Inés y la hija de Maese Pérez hablaban en voz baja, medio ocultas entre las sombras del coro de la iglesia. El esquilón llamaba a voz herida a los fieles desde la torre, y alguna que otra rara persona atravesaba el atrio, silencioso y desierto esta vez, y después de tomar el agua bendita en la puerta, escogía un puesto en un rincón de las naves, donde unos cuantos vecinos del barrio esperaban tranquilamente a que comenzara la misa del Gallo.
-Ya lo veis -decía la superiora-: vuestro temor es sobre manera pueril; nadie hay en el templo; toda Sevilla acude en tropel a la catedral esta noche. Tocad vos el órgano, tocadlo sin desconfianza de ninguna clase; estaremos en comunidad... Pero... proseguís callando, sin que cesen vuestros suspiros. ¿Qué os pasa? ¿Qué tenéis?
-Tengo... miedo -exclamó la joven con un acento profundamente conmovido.
-¿Miedo? ¿De qué?
-No sé..., de una cosa sobrenatural... Anoche, mirad, yo os había oído decir que teníais empeño en que tocase el órgano en la misa, y, ufana con esta distinción, pensé arreglar unos registros y templarlo, a fin de que os sorprendiese... Vine al coro... sola..., abrí la puerta que conduce a la tribuna... En el reloj de la catedral sonaba en aquel momento una hora..., no sé cuál..., pero las campanas eran tristísimas y muchas..., muchas..., estuvieron sonando todo el tiempo que yo permanecí como clavada en el umbral, y aquel tiempo me pareció un siglo.
La iglesia estaba desierta y oscura... Allá lejos, en el fondo, brillaba como una estrella perdida en el cielo de la noche, una luz moribunda...: la luz de la lámpara que arde en el altar mayor... A sus reflejos debilísimos, que sólo contribuían a hacer más visible todo el profundo horror de las sombras, vi..., lo vi, madre, no lo dudéis; vi a un hombre que, en silencio, y vuelto de espaldas hacia el sitio en que yo estaba, recorría con una mano las teclas del órgano, mientras tocaba con la otra sus registros..., y el órgano sonaba, pero sonaba de una manera indescriptible. Cada una de sus notas parecía un sollozo ahogado dentro del tubo de metal, que vibraba con el aire comprimido en su hueco y reproducía el tono sordo, casi imperceptible, pero justo.
Y el reloj de la catedral continuaba dando la hora, y el hombre aquel proseguía recorriendo las teclas. Yo oía hasta su respiración.
El horror había helado la sangre de mis venas; sentía en mi cuerpo como un frío glacial, y en mis sienes fuego... Entonces quise gritar, quise gritar, pero no pude. El hombre aquel había vuelto la cara y me había mirado...; digo mal, no me había mirado, porque era ciego... ¡Era mi padre!
-¡Bah! Hermana, desechad esas fantasías con que el enemigo malo procura turbar las imaginaciones débiles... Rezad un paternóster y un avemaría al arcángel San Miguel, jefe de las milicias celestiales, para que os asista contra los malos espíritus. Llevad al cuello un escapulario tocado en la reliquia de San Pacomio, abogado contra las tentaciones, y marchad, marchad a ocupar la tribuna del órgano; la misa va a comenzar, y ya esperan con impaciencia los fieles... Vuestro padre está en el cielo, y desde allí, antes que daros sustos, bajará a inspirar a su hija en esta ceremonia solemne, para el objeto de tan especial devoción.
La priora fue a ocupar su sillón en el coro en medio de la comunidad. La hija de maese Pérez abrió con mano temblorosa la puerta de la tribuna para sentarse en el banquillo del órgano, y comenzó la misa.
Comenzó la misa y prosiguió sin que ocurriera nada notable hasta que llegó la consagración. En aquel momento sonó el órgano, y al mismo tiempo que el órgano, un grito de la hija de maese Pérez. La superiora, las monjas y algunos de los fieles corrieron a la tribuna.
-¡Miradlo! ¡Miradlo! -decía la joven, fijando sus desencajados ojos en el banquillo; de donde se había levantado, asombrada, para agarrarse con sus manos convulsas al barandal de la tribuna.
Todo el mundo fijó sus miradas en aquel punto. El órgano estaba solo, y, no obstante, el órgano seguía sonando...; sonando como sólo los arcángeles podrían imitarlo... en sus raptos de místico alborozo.
...
-¿No os dije yo una y mil veces, mi señora doña Baltasara; no os lo dije yo? ¡Aquí hay busilis! Oídlo. ¡Qué! ¿no estuvisteis anoche en la misa del Gallo? Pero, en fin, ya sabréis lo que pasó. En toda Sevilla no se habla de otra cosa... El señor arzobispo está hecho, con razón, una furia... Haber dejado de asistir a Santa Inés, no haber podido presenciar el portento..., ¿y para qué?... Para oír una cencerrada, porque personas que lo oyeron dicen que lo que hizo el dichoso organista de San Bartolomé en la catedral no fue otra cosa... Si lo decía yo. Eso no puede haberlo tocado el bisojo, mentira...; aquí hay busilis, y el busilis era, en efecto, el alma de maese Pérez.

Gustavo Adolfo Bécquer

Gustavo Adolfo Bécquer
Gustavo Adolfo Domínguez Bastida (Sevilla, 17 de febrero de 1836– Madrid, 22 de diciembre de 1870), más conocido como Gustavo Adolfo Bécquer, fue un poeta y narrador español, perteneciente al movimiento del Romanticismo, aunque escribió en una etapa literaria perteneciente al Realismo. Por ser un romántico tardío, ha sido asociado igualmente con el movimiento Posromántico. Aunque fue moderadamente conocido mientras vivió, comenzó a ganar prestigio cuando al morir se publicaron muchas de sus obras.
Sus más conocidos trabajos son sus Rimas y Leyendas. Los poemas e historias incluidos en esta colección son esenciales para el estudio de la Literatura hispana, siendo ampliamente reconocidas por su influencia posterior.
poema

¿A qué me lo decís? Lo sé: es mudable
Al brillar un relámpago nacemos
Al ver mis horas de fiebre
Alguna vez la encuentro por el mundo
Antes que tú me moriré; escondido
Asomaba a sus ojos una lágrima
Besa el aura que gime blandamente
Cendal flotante de leve bruma
Cerraron sus ojos
Como en un libro abierto
Como enjambre de abejas irritadas
Como guarda el avaro su tesoro
Como la brisa que la sangre orea
Como se arranca el hierro de una herida
¿Cómo vive esa rosa que has prendido
Cruza callada, y son sus movimientos
Cuando en la noche te envuelven
Cuando entre la sombra oscura,
Cuando me lo contaron sentí el frío
Cuando miro el azul horizonte
Cuando sobre el pecho inclinas
Cuando volvemos las fugaces horas
¡Cuántas veces, al pie de las musgosas
¿De dónde vengo?... El más horrible y áspero
De lo poco de vida que me resta
Dejé la luz a un lado, y en el borde
Del salón en el ángulo oscuro
Despierta, tiemblo al mirarte
Dices que tienes corazón, y sólo
Dos rojas lenguas de fuego
En la clave del arco ruinoso
En la imponente nave
Entre el discorde estruendo de la orgía
Es cuestión de palabras y, no obstante
Espíritu sin nombre,
Este armazón de huesos y pellejos
Fatigada del baile,
Fingiendo realidades
Hoy como ayer, mañana como hoy,
Hoy la tierra y los cielos me sonríen
La gota de rocío que en el cáliz
Las ondas tienen vaga armonía
Las ropas desceñidas
Llegó la noche y no encontré un asilo
Lo que el salvaje que con torpe mano
Los invisibles átomos del aire
Los suspiros son aire y van al aire
Me ha herido recatándose en las sombras
Mi vida es un erial
No digáis que, agotado su tesoro
No dormía: vagaba en ese limbo
¡No me admiró tu olvido! Aunque de un día
No sé lo que he soñado
Nuestra pasión fue un trágico sainete
Olas gigantes que os rompéis bramando
Pasaba arrolladora en su hermosura
Por una mirada, un mundo
Porque son, niña, tus ojos
Primero es un albor trémulo y vago
—¿Qué es poesía?, dices, mientras clavas
¡Qué hermoso es ver el día
¿Quieres que de ese néctar delicioso

Viajes Espaciales .

Se llama astronáutica a la navegación realizada entre los astros, es decir, realizada fuera del ámbito de la Tierra. También es conocida como cosmonáutica, ya que también se realiza en el cosmos.

El término astronáutica ha sido más utilizado en occidente, de ahí que los tripulantes de naves espaciales occidentales sean conocidos como astronautas, mientras que en la antigua URSS eran conocidos como cosmonautas, o navegantes del cosmos.

A la hora de plantearse la posibilidad de salir de la atmósfera terrestre, tanto para orbitar alrededor de la Tierra como para navegar en el cosmos, se ha de tener siempre presente la fuerza de la gravedad. La gravedad es la fuerza que mantiene la cohesión del universo y la que rige su mecánica. Los vehículos o artefactos que vuelan por el espacio no son ajenos a esta fuerza.

En la segunda mitad del siglo XX se obtuvieron los medios y conocimientos necesarios para contruir naves capaces de superar la gravedad terrestre y viajar por el Espacio.

Los almendros .

Almendro, es un árbol caducifolio de la familia de las rosáceas.
Puede alcanzar de 3 a 5 m de altura. De tallo liso, verde y a veces amarillo cuando es joven, pasa a ser agrietado, escamoso, cremoso y grisáceo cuando es adulto. Hojas simples, lanceoladas, largas, estrechas y puntiagudas, de 7,5 a 12,5 cm de longitud y color verde intenso, con bordes dentados o festoneados. La flor solitaria o en grupos de 2 ó 4, es pentámera con cinco sépalos, cinco pétalos con colores variables entre blanco y rosado dependiendo de las especies de unos 3 a 5 cm de diámetro. Los frutos de unos 3 a 6 cm de longitud en drupa con exocarpio y mesocarpio correosos y endocarpio duro, oblongos, elipsoidales, con carne seca, tomentosos, de color verde, dehiscentes. Tarda de 5 a 6 meses en madurar desde que cuaja.
Frutal de zonas cálidas, tolera poco el frío. La mayoría de los almendros se cultivan en secano, sobre suelos sueltos y arenosos. La semilla posee dos tegumentos envolventes, la testa y el tegmen.
La gran mayoría de las variedades cultivadas hoy en día son autofértiles, el polen de una variedad puede polinizarse a sí misma. Por ello, ya no se hace necesaria la presencia de dos variedades distintas en las explotaciones.

Monters

Vampire
The vampires are all the nights awake for attack to someone
and bite the blood of the human.

Mommy
The Mummy have bandage,sleep in the sarcophagus,live in egypt.

Hermaphrodites

Hermaphrodites are a same living being who has the male and female sexual apparatus

La Guerra Civil Española

Mis abuelos eran muy pequeños pero recuerdan que se pasaba mucha hambre y que habia mucha pobreza solo tenian para comer pan y poco mas

jueves, 31 de marzo de 2011

La Guerra Civil

Mi bisabuelo, se lo llevaron a la guerra, con tan solo 18 años, a la batalla del “Ebro”, perdió un ojo.

Le saltó un casco de metralla, así fue como lo perdió. Este primero se lo sustituyeron por una china de la playa, seguidamente, una monja muy amable, se lo curó y se lo cambió por uno de cristal.

Después de la guerra, muchas familias pasaban hambre, sin trabajo y sin medicaciones con las que curarse, otras se mantenían con lo que tenían.

Mi familia, dentro de la guerra tuvo mucha suerte, le dieron trabajo en

La Renfe”, por lo tanto no pasó hambre.

A otro familiar mio fueron a buscarlo, pues lo querían fusilar, lo llevaban camino del cementerio de noche y en un descuido de los guardias se escapó tirándose por un terraplén, salvando su vida. Toda la guerra la paso escondido en una montaña, después de la guerra se presentó en el cuartel, como el no había hecho nada, quedó libre.

Muchas otras personas otras personas no tuvieron tanta, suerte, los fusilaron.

Otro vecino del pueblo se escondió en una gruta que había en su huerta y estuvo allí escondido hasta que termino la guerra, su hermana le llevaba comida de noche para que los guardias no se diesen cuenta, cuando terminó la guerra, no podía salir de la gruta, de lo gordo que estaba.


Mis Abuelos en la Guerra Civil


En la guerra civil española, había dos bandos, el bando de franco y el bando de la república. La Guerra Civil en España duró 3 años, desde 1936 a 1939. Ahora os voy a contar la historia de mi bisabuelo Pedro, que la guardia civil del bando de la república lo pilló en el bando de franco. Una vez, a mi bisabuelo Pedro, lo cogieron preso, y lo metieron en el calabozo del Castillo de Málaga. Lo sacaron del calabozo a él y a otro hombre muy temprano, por lo que pensaban que iban a fusilarles, y se escaparon. Estuvieron dos años huyendo de la guardia civil por todos los Montes Málaga, andaban por la noche y se escondían y buscaban comida por el día. Alguna que otra noche se quedaban en el cortijo donde trabaja mi bisabuela, Joaquina que por aquel entonces era la novia de Pedro. Los escondían en el pajar. Estuvieron así, hasta que terminó la guerra. Al final, se entregó, y el único castigo que le impusieron fue que durante ocho meses, todas las noches tenía que bajar con un mulo desde el cortijo donde trabaja en los Montes de Málaga hasta el cuartel de la guardia civil, en casabermeja, para hacer acto de presencia con su firma día tras día.

guerra civil española mis abuelos

en la guerra civil espoñola mataron a muchas por ser republicanos y no franquistas. mis abuelos eran demasiados pequeños y no vivieron la guerra civil cobatiendo .
eran muy pequeños y no tenian la edad .pasaron hambre , pero no tanto como
otras personas.pero sus padres eran republicanos.

La guerra Civil



Mis abuelos no vivieron la guerra vivieron la postguerra cuando eran pequeños. Dicen que todo era muy pobre y que solo comian tronchos de coles, batatas, lentejas o algarrobas y también 1 huevo para el que estaba enfermo y 1 litro de leche

Mis abuelos en la guerra civil

Esto es lo que me contó mi abuela de su madre:

Cogían al las mujeres que no pensaban como Franco y las mataban, tenían que huir de sus casas, mataron al todo que no creía, en las capitales peor que en los pueblos, mataron a mucha gente en las puertas de los cementerios. La guerra civil era como si no peleábamos como nosotros mismos. A lo mejor de la misma familia había enfrentamientos. Metieron en la cárcel a inocentes, solo por no pensar por la misma forma que Franco. Si no pensaban como la derecha (Partido de Franco) Los mataban, los encarcelaban y muchas barbaridades mas.

Preparation of brownie

Recipe of thermomix

Ingredients:
150 grams walnuts
150 grams chocolate
150 grams sugar
3 eggs
100 grams butter
70 grams flour
1 teaspoon baking powder
1 shred salt

Preparation:
Oven to 180 degrees.
walnuts 4 seconts speed 4.
chocolate 15 seconts speed 5-10.


With butterfly :
Sugar , eggs 5 minuts 37 degrees speed 3.
Add butter and chocolate 6 seconds speed 2.

Remove butterfly:
In rectangular mold the butter and flour,in the oven 20-25 minutes.

Serve with sugar or chocolate sprinkles.

¿Cómo viveron la guerra civil mis familiares?

En febrero de 1937 mi abuelo Juan, nació en la huida de su madre de Málaga cuando las tropas nacionales toman la ciudad. Mi bisabuela Lola, huyó de Málaga a pie junto a miles de malagueños en dirección a Almería. Miles de personas llenaban las carreteras de banda a banda mientras las tropas los siguen de cerca. Así que mi abuelo Juan no pudo esperar más y decidió nacer en unos momentos difíciles. Mientras mi bisabuelo Juan, estaba encarcelado en Málaga, y mi abuela Ana paso malos momentos en Alozaina sin saber nada de su esposo. Recuerdo de la Guerra civil

La guerra civil

La guerra civil duró desde el año 1936 hasta el año 1939 aproximadamente.
Ahora os voy a contar las historias de mis abuelos

Las historias de mis abuelos en la guerra civil

Mis abuelos por parte de madre vivieron la guerra civil de pequeños.
En el pueblo en el que vivía mi abuelo Antonio que era Alora, el bando de república bombardeo el pueblo y la familia opto por esconderse en un pajar, corriendo el riesgo de que les picara insectos como chinches, desde esa noche que a mi abuelo le picó una chinche el tenia en su pierna una picadura de chinche.
Mi abuela también es de un pueblo de Málaga que es Alozaina, ella junto a su familia también se tuvo que esconder pero en este caso no en un pajar si no en un arroyo, ella no lo recuerda pero, pero si recuerda que su madre, acabó mal con los brazos.

Mi abuelo por parte de padre vivió la guerra civil con 14 años, mi abuelo solo recuerda que a su padre, lo fusiló el bando de república

¿Cómo vivieron mis abuelos la guerra civil?

Desde 1936 a 1939

Estalló la guerra civil enfrentandose familias contra familias
por las ideas que cada uno pensaba, hubo muchas desgracias hubo muchas personas prisioneras solo por ideas políticas que eran personas padre y madres de familias normales , llevandose a padre e hijos y gente de los 2 vandos al frente
Debido a la situación que había. Habia sobre todo niños/a
que en las carreteras cuando sus padres intentaban sacarlos del sitio donde estaban había tanta gente hullendo que muchos se perdieron hasta 50 años despues no se supo nada de esos niños. Parte de estos niños estuvieron en Russia con familias acogidas y alli se quedaron para siempre con respecto a los quedaron en España, pues hubo mucha miseria
se pasó mucha necesidad y la gente empezaron a recuperarse
de las pérdidas personales y de todo lo que conyeba una guerra porque España quedó destrozada, cuando Franco (el caudillo) tomó el mando los militares se pusieron al mado y España estuvo 40 años bajo el régimen de Franco.
A partir del 38 asta los 50 la gente se recuperó un poco y parece que todo iba volviendo a la normalidad.
Pero todavia en los años 80 y 90 siempre en familia se comentaba mucho el tema de la guerra, porque como es normal dejó destrozada a muchas familias por parte y parte y también quedó detrozada las iglesias, monumentos muy impotantes que nunca se recuperaron.

Catastrofes Nucleares en Japón

Catastrofes Nucleares en Japón
Una nueva explosión Fukushima hace saltar las alarmas de una catastrófes nuclear a gran escala.Un tercer reactor tiene tambien problemas de refrigeración.
El Gobierno nipón insiste en continuar minimizando los daños y su portavoz considera poco probable una nueva explosión y escapes radiactivos generalizados.
Las imágenes transmitidas por la televisión pública japonesa muestran la terrible explosión en el núcleo de uno de los reactores de la central nuclear de Fukushima,dos dias después de una primera explosión que voló un primer reactor.La agencia nacional nipona de seguridad nuclear ha informado que el estallido se debió a una alta concetración de hidrógeno.

Viajes Especiales

Con la llegada de las nuevas tecnologías y las mejoras en el campo de la aeronáutica, en el siglo XXI se está desarrollando una nueva industria que aportará un nuevo concepto de viaje, es el denominado turismo espacial. Muchas empresas e iniciativas privadas están diseñando proyectos que les permitan fabricar vehículos y alojamientos turísticos en el espacio, ya que hasta el momento estos viajes espaciales sólo se habían producido muy esporádicamente en transportes y estaciones gubernamentales (Agencia Espacial Rusa, Agencia Espacial Europea, NASA). Ahora comienzan a aparecer aerolíneas como Virgin Galactic ofreciendo este tipo de servicios.

Con el impulso del turismo espacial y la regularización de los viajes espaciales se quiere avanzar más rápidamente en la carrera del hombre al espacio, pues no sólo se avanzará con dinero aportado por las naciones, sino que se invertirá muchísimo más dinero privado. Así, con ayuda de dos grandes empresas, como son Space Adventures y Virgin Galactic, los viajes espaciales a disposición de la gente de a pie y no de astronautas profesionales, ya serán una realidad desde el año 2009.

Andersen

Hans Christian Andersen (Odense, Dinamarca, 2 de abril de 1805 – Copenhague, Dinamarca, 4 de agosto de 1875) fue un escritor y poeta danés, famoso por sus cuentos para niños, entre ellos "El patito feo" o "La sirenita".


Nombre completo Hans Christian Andersen Nacimiento 2 de abril de 1805
Odense, Dinamarca Defunción 4 de agosto de 1875 (70 años)
Copenhague Seudónimo H. C. Andersen Ocupación Escritor Nacionalidad Danés Período 1827-1873 Lengua materna Danés Género Infantil

Nació el 2 de abril de 1805 en Odense, Dinamarca. Su familia era tan pobre que en ocasiones tuvo que dormir bajo un puente y mendigar. Era hijo de un zapatero de 22 años, instruido pero enfermizo, y de una lavandera de confesión protestante. Andersen dedicó a su madre el cuento La pequeña cerillera, por su extrema pobreza, así como No sirve para nada, en razón de su alcoholismo.
Desde muy temprana edad Hans Christian mostró una gran imaginación que fue alentada por la indulgencia de ambos padres y por la superstición de la madre. En 1816 murió su padre y Andersen dejó de asistir a la escuela; se dedicó a leer todas las obras que podía conseguir, entre ellas las de Ludwig Holberg y William Shakespeare.

Gustavo Ado,fo Béquer

Nacio en Sevilla en 1836 y murio en madrid de 1870. Fue un poeta español. Hijo y hermano de pintores, quedó huérfano a los diez años y vivió su infancia y su adolescencia en Sevilla, donde estudió humanidades y pintura.
En 1854 se trasladó a Madrid, con la intención de hacer carrera literaria. Sin embargo, el éxito no le sonrió.
Durante una estancia en Sevilla en 1858, estuvo nueve meses en cama a causa de una enfermedad.
En 1861 contrajo matrimonio con Casta Esteban, hija de un médico, con la que tuvo tres hijos.
La etapa más fructífera de su carrera fue de 1861 a 1865, años en los que compuso la mayor parte de sus Leyendas.

Una de sus poesias

Amor eterno
Podrá nublarse el sol eternamente;
Podrá secarse en un instante el mar;
Podrá romperse el eje de la tierra
Como un débil cristal.
¡todo sucederá! Podrá la muerte
Cubrirme con su fúnebre crespón;
Pero jamás en mí podrá apagarse
La llama de tu amor.

Maese Peréz

Maese Pérez es un personaje creado por Gustavo Adolfo Bécquer y que protagoniza una de las Leyendas de este autor. Maese era un anciano ciego de nacimiento de 76 años de edad y poseedor de un don especial para tocar el órgano. No poseía amigos, y sólo tenía una hija. Era un hombre solitario y austero que no tenía mucho dinero, pero hacia todo lo posible por compartirlo con los más desfavorecidos.
[editar] Argumento

La acción tiene lugar en Sevilla, en el convento de Santa Inés. El protagonista es el organista Maese Pérez, era ciego pero esto no era un obstáculo para tocar el órgano, el cual tocaba maravillosamente. No tenía apenas amigos y su única familia era su hija. A la gente le encantaba ir a escucharlo tocar pues tocaba una música muy celestial. Lo hacía tan bien que el Arzobispo de Sevilla le propuso que fuera a la catedral a tocar, en la misa de gallo. Maese Pérez se puso muy enfermo y una Nochebuena viendo que su muerte estaba cercana y temiendo el fin, quiso que lo llevaran a su iglesia para poder tocar por última vez y descansar en paz, y eso es lo que desgraciadamente sucedió.

El Arzobispo nombró un sustituto para que tocara en su lugar, que tocaba en San Román y San Bartolomé, que era una persona muy envidiosa. Al igual que con Maese Pérez le pidió que fuese a tocar a la catedral el día de Nochebuena y al año siguiente así lo hizo, pero no tocaba muy bien y era incomparable con la maestría del ciego. Aquel mismo día para sorpresa de todos sonaba una melodía muy bonita en el convento donde tocaba el anciano, pero nadie estaba sentado en órgano tocando el instrumento. Era el espíritu del pobre Maese Pérez el que tocaba aquel día. Ese milagro no se volvió a repetir debido a que destruyeron el órgano.

miércoles, 30 de marzo de 2011

Gibralfaro´s castle

Gibralfaro Castle is a fortress located in the city of Malaga, It is 130 meters high, which is also the citadel of Malaga.
It was destroyed by the French army before abandoning in 1812.

The Monster

Drácula:
Drácula has the human face.Dracula has got red eyes.
Hi evil and ugly.Not eat or drink anything,only drink blood.
Traps only young women and then they bite and suck blood.
His skin is pale and cold and hi can be transformed in bat.






Zombies:
The zombies are undead and kill the people.Walk pourdily and their faces bloody.Wear torn clothes and dirty.
Also appear to be infected by a virus.People eat.

Hermaphrodite

Hermaphrodite is the union of Hermes and Aphrodite

name. The person who has parts of a man and a woman,

it is Hermaphrodite.


Hermaphrodite is a very beatiful and young. She or He

had dark curly hair, and a two eyes. She or He was very

brave and strong.



Bécquer

GUSTAVO ADOLFO BECQUER

Gustavo Adolfo Domínguez Bastida nació en Sevilla, 1836 y murió en Madrid, 1870. Ha sido un poeta español. Hijo y hermano de pintores, quedó huérfano a los diez años y vivió su infancia y su adolescencia en Sevilla, donde estudió humanidades y pintura.


Se trasladó a Madrid, con la intención de hacer carrera literaria. Sin embargo, el éxito no le sonrió; su ambicioso proyecto de escribir una Historia de los templos de España fue un fracaso, y sólo consiguió publicar un tomo, años más tarde. Para poder vivir hubo de dedicarse al periodismo y hacer adaptaciones de obras de teatro extranjero, principalmente del francés, en colaboración con su amigo Luis García Luna.


Poesía:


Cendal flotante de leve bruma,

rizada cinta de blanca espuma,

rumor sonoro

de arpa de oro,

beso del aura, onda de luz:

eso eres tú.


Tú, sombra aérea, que cuantas veces

voy a tocarte te desvaneces

¡como la llama, como el sonido,

como la niebla, como el gemido

del lago azul!


En mar sin playas onda sonante,

en el vacío cometa errante,

largo lamento

del ronco viento,

ansia perpetua de algo mejor,

¡eso soy yo!


Yo, que a tus ojos, en mi agonía,

los ojos vuelvo de noche y día;

yo, que incansable corro y demente

¡tras una sombra, tras la hija ardiente

de una visión!.


Leyenda: "Maese Pere, El organista"

*En Sevilla, en el mismo atrio de Santa Inés, y mientras esperaba que comenzase la misa del Gallo oí esta tradición a una demandadera del convento.


Como era natural, después de oírla aguardé impaciente que comenzara la ceremonia, ansioso de asistir a un prodigio.


Nada menos prodigioso, sin embargo, que el órgano de Santa Inés, ni nada más vulgar que los insulsos motetes con que nos regaló su organista aquella noche.


Al salir de la misa no pude por menos que decirle a la demandadera con aire de burla:


-¿En qué consiste que el órgano de maese Pérez suene ahora tan mal?


-¡Toma! -me contestó la vieja-, ¡es que ése no es el suyo!


-¿No es el suyo? ¿Pues qué ha sido de él?


-Se cayó a pedazos de puro viejo hace una porción de años.


-¿Y el alma del organista?


-No ha vuelto a aparecer desde que colocaron el que ahora lo sustituye.


Si a alguno de mis lectores se le ocurriese hacerme la misma pregunta después de leer esta historia, ya sabe por qué no se ha continuado el milagroso portento hasta nuestros días.


Hans Christian Andersen

Hans Christian Andersen (Odense, Dinamarca, 2 de abril de 1805 – Copenhague, Dinamarca, 4 de agosto de 1875) fue un escritor y poeta danés, famoso por sus cuentos para niños, entre ellos "El patito feo" o "La sirenita".
Su familia era tan pobre que en ocasiones tuvo que dormir bajo un puente y mendigar. Era hijo de un zapatero de 22 años, instruido pero enfermizo, y de una lavandera de confesión protestante. Andersen dedicó a su madre el cuento La pequeña cerillera, por su extrema pobreza, así como No sirve para nada, en razón de su alcoholismo.
Durante la primavera de ese año, Andersen sufrió una caída desde su propia cama, lo que le produjo heridas graves. Nunca volvió a recuperarse del todo, y el 4 de agosto de 1875 murió en la casa llamada Rolighed, cerca de Copenhague donde está enterrado.

BIOGRAFIA DE RAFAEL ALBERTI

Nació en el puerto de Santa María,Cádiz, España, en 1902 Poeta español. Estudió en el colegio jesuita de su pueblo natal, del cual fue expulsado por indisciplina. En 1917 se trasladó con su familia a Madrid, donde se interesó por la pintura y también por los poetas románticos y modernistas españoles.
Pero no tardaría en imponerse su vocación literaria; en 1925 publicó Marinero en tierra, poemario por el que recibió el Premio Nacional de Literatura, compartido con Gerardo Diego.
La celebración del trigésimo aniversario de la muerte de Góngora, tan significativo para la generación de poetas a la que pertenecía (luego llamada la Generación del 27), marcó un cambio en su poética, que pasó a experimentar con técnicas vanguardistas: escribió algunos libros que se incluyen en la corriente neogongorina de ese momento, pasando después a una poesía surrealista, más en cuanto a técnica que a actitud vital, en la que destaca Sobre los ángeles (1929).

Algunas de sus obras:
Marinero en tierra (1924)

La amante canciones (1925)

El alba del alheli (1927)

Sobre los ángeles (1927-1928)

Cal y canto (1929)

Gibralfaro castle

ibralfaro Castle is a.Gibralfaro Castle and the Alcazaba are fortress of the Muslim era.The castle was built as a fortress to defend.
Gibralfaro Castle Malaga is one of the most interesting tourist destinations in Malaga.

JAPON


El terremoto y tsunami de Japón de 2011, denominado oficialmente por la Agencia Meteorológica de Japón como el terremoto de la costa del Pacífico en la región de Tōhoku de 2011 (東北地方太平洋沖地震, Tōhoku Chihō Taiheiyō-oki Jishin[4] ?), fue un terremoto de magnitud 9,0 MW[1] que creó olas de maremoto de hasta 10 m.[5] El terremoto ocurrió a las 14:46:23 hora local (05:46:23 UTC) del viernes 11 de marzo de 2011. El epicentro del terremoto se ubicó en el mar, frente a la costa de Honshu, 130 km al este de Sendai, en la prefectura de Miyagi, Japón. En un primer momento se calculó su magnitud en 7,9 grados MW, que fue posteriormente incrementada a 8,8, después a 8,9 grados por el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS).[6] Finalmente a 9,0 grados MW, confirmado por la Agencia Meteorológica de Japón y el Servicio Geológico de los Estados Unidos.[7] El terremoto duró aproximadamente 2 minutos según expertos[cita requerida]. El Servicio Geológico de Estados Unidos explicó que el terremoto ocurrió a causa de un desplazamiento en proximidades de la zona de la interfase entre placas de subducción entre la placa del Pacífico y la placa Norteamericana. En la latitud en que ocurrió este terremoto, la placa del Pacífico se desplaza en dirección oeste con respecto a la placa Norteamericana a una velocidad de 83 mm/año. La placa del Pacífico se mete debajo de Japón en la fosa de Japón, y se hunde en dirección oeste debajo de Asia.[1

GUSTAVO ADOLFO BECQUER

Gustavo Adolfo Domínguez Bastida (Sevilla, 17 de febrero de 1836 – Madrid, 22 de diciembre de 1870), más conocido como Gustavo Adolfo Bécquer, fue un poeta y narrador español, perteneciente al movimiento del Romanticismo, aunque escribió en una etapa literaria perteneciente al Realismo. Por ser un romántico tardío, ha sido asociado igualmente con el movimiento Posromántico. Aunque fue moderadamente conocido mientras vivió, comenzó a ganar prestigio cuando al morir se publicaron muchas de sus obras.

Sus más conocidos trabajos son sus Rimas y Leyendas. Los poemas e historias incluidos en esta colección son esenciales para el estudio de la Literatura hispana, siendo ampliamente reconocidas por su influencia posterior.

GUSTAVO ADOLFO BECQUER

Gustavo Adolfo Domínguez Bastida (Sevilla, 17 de febrero de 1836 – Madrid, 22 de diciembre de 1870), más conocido como Gustavo Adolfo Bécquer, fue un poeta y narrador español, perteneciente al movimiento del Romanticismo, aunque escribió en una etapa literaria perteneciente al Realismo. Por ser un romántico tardío, ha sido asociado igualmente con el movimiento Posromántico. Aunque fue moderadamente conocido mientras vivió, comenzó a ganar prestigio cuando al morir se publicaron muchas de sus obras.

Sus más conocidos trabajos son sus Rimas y Leyendas. Los poemas e historias incluidos en esta colección son esenciales para el estudio de la Literatura hispana, siendo ampliamente reconocidas por su influencia posterior.